Daño Solar


La radiación UVB es la principal responsable por las quemaduras solares y el daño del ADN y puede producir mutación. La radiación UVA genera reacciones oxidativas que afectan el ADN, las proteínas y los lípidos y también son inmunosupresores.

La radiación UV puede producirte cambios a largo plazo en la estructura de tu piel como:

Fotoenvejecimiento, la piel desarrolla arrugas y finas líneas de expresión. El daño inducido por exposición a UV se manifiesta clínicamente como fotoenvejecimiento cuando, al aumentar la edad de la persona, los mecanismos antioxidantes y los procesos de reparación, pierden eficacia y prevalece el daño actínico de la piel.

Púrpura actínica, la radiación solar daña el colágeno estructural que soporta las paredes de los vasos sanguíneos.

Queratosis actínica, esta se caracteriza por la aparición de bultos en zonas de la piel expuestas al sol como el rostro, manos, antebrazos y cuello, que son particularmente propensos a este tipo de lesión.

La excesiva exposición al sol sin protección en la piel puede aumentar el riesgo de desarrollar un melanoma maligno u otras formas de cáncer de piel.

No olvides protegerte del daño solar con Daylong 

Daño Solar

Músculo Creativo | ©